S?bado, 15 de agosto de 2009
Publicado por PoetaRamon @ 19:31  | Articulos Literarios
Comentarios (0)  | Enviar

?

?

Art?culo publicado en el n?mero 14 de la revista PL?YADE de San Fernando
MONSTRUOS DE CINE

Todos venimos del monstruo, de una bola de fuego hiriente y muda que, sin embargo, despu?s de una eternidad de su extinci?n a?n nos hace gritar hasta el delirio. De ese primer terror, grabado en nuestra conciencia desde el origen del tiempo, surge el mito, en definitiva el miedo. El miedo es la conjunci?n del vac?o de las almas y del sue?o. Y en medio, siempre poderoso, record?ndonos el origen y el final de la vida, se encuentra el monstruo. S?lo ?l se basta para provocar un desgarr?n en el alma que nos paraliza has?ta el aliento, s?lo ?l para apoderarse de esa vaciedad que siempre anida en el esp?ritu del hombre.

En un principio no ten?a forma, en realidad nunca la tiene. Fueron los artistas griegos y los miniaturistas medievales, estos ?ltimos lo retrataron como Satan?s (otra vez el fuego), los pri?meros en intentar vestirlo con un rostro capaz de despertar esa?pesadilla at?vica que llevamos dormida en nuestro interior. Tambi?n El Bosco lo intent?, y Goya, Picasso y muchos m?s. Pero ser? con el cine cuando el monstruo adquiera su rostro definitivo. Un rostro que ha ido cambiando de forma a lo largo de estas pocas d?cadas que tiene el llamado S?ptimo Arte. Cada generaci?n lo ha visto con un semblante determinado. Al principio fueron Boris Karloff y Bela Lugosi los que no nos dejaron dormir. Ambos fueron capaces de arrastrarnos a ese desmedido v?rtigo llamado horror. Nada hay ca?paz de exorcizarnos contra esa par?lisis, nada capaz de hacer que la sangre corra por una inteligencia devastada por la angustia. Entonces eran monstruos apegados a la tierra, a su tel?rico im?n y a sus misterios. Tambi?n, por primera vez, esta pesadilla que encarnaron tuvo dimensiones mundiales. Pero su rostro, como si se tratase de una mera moda, pronto desapareci? de las pantallas y fueron otros los que vinieron a encarnar el espanto. Christopher Lee y Peter Cushing tomaron el relevo. En Espa?a tenemos a Paul Naschy, que era el fat?dico hombre lobo que romp?a la noche con un aullido en el que se mezclaba la fascinaci?n que sentimos las personas por el horror y la propia angustia del monstruo, esa g?rgona atrapada siempre en una deformidad de la que no puede escapar. A?n hoy, tantos a?os despu?s de verlo repetidamente morir atravesado el coraz?n por una bala de plata, nos aterroriz? con su papel en School killers.

Actualmente la figura del monstruo es mucho m?s rutilante. No nace de la tierra. Hay ocasiones en las que nos viene del espacio (origen del fuego y del tiempo). A veces, por el contrario, proviene de la misteriosa oscuridad que envuelve a las profundidades abisales, o de debajo de milenarios hielos (nuestra memoria ancestral intacta). Aunque hay otras en las que regresa a sus or?genes: la invisibili?dad fantasmal y la tierra, entonces, evapor?ndose en una bruja de Blair cualquiera nos asfixia el ?nimo hasta hacernos morir de miedo.

Ram?n LUQUE S?nchez

?


Tags: cine monstruo terror

Comentarios