Lunes, 14 de noviembre de 2011
Publicado por PoetaRamon @ 14:53  | Articulos Literarios
Comentarios (0)  | Enviar

CORO  ANGELICAL

 

El pasado 10 de noviembre fue presentado en la Casa de la Cultura de San Fernando el libro de poemas titulado CORO ANGELICAL. del que soy autor. La presentación corrió a cargo de Blanca Flores, escritora y Doctora en Filología Hispánica, que hizo una brillante disertación sobre su contenido. El salón estaba a rebosar. Todo comenzó con mi hija Santos, que explicó en qué consistiría todo. Su hermana mayor, Pilar, fue la encargada de poner unas notas musicales con su voz, para la ocasión había puesto música a uno de los poemas. Después cantó "Adeste fideles" con Manolo Muñoz, presidente de la Coral de San Fernando. Unos niños del Colegio Público REINA DE LA PAZ escenificaron algunos de los poemas del libro. Tras la disertación de Jesús de Mula, que ha ilustrado cada uno de los poemas, fui yo el que habló. Aquí van las intervenciones de Blanca y la mía propia junto con algunas de las imagenes de la presentación. Dar las gracias al sinfín de amigos y amigas que se involucraron para que el acto quedara tan hermoso. Ramón Luque.

 

 Portada

 

 CORO ANGELICAL    de Ramón Luque

Blanca Flores Cueto

Blanca Flores durante su intervención

Buenas tardes:

Gracias por encargarme la presentación de este libro porque aúna literatura y educación y que llega en un momento muy oportuno y necesario.

Otro poemario de Ramón Luque aparece para el público: Coro Angelical. En esta ocasión compartido y de la mano de los dibujos de Jesús de Mula y González de Riancho, también docente y ocupado con otros ángeles más humanos.

Corría el año 2007 cuando tuve noticias de aquel maestro autor de varios libros de cuentos y poemarios para niños. Coincidimos en el Ateneo Artístico, Científico y Literario de Cádiz del que ambos somos miembros y la creación del grupo de docentes autores de la provincia de Cádiz: Indocencias, junto a varios recitales poéticos compartidos; últimamente en el Bache del Bohemio, están propiciando un acercamiento, conocimiento y difusión de la obra de Ramón Luque.  Compañero y escritor que va forjando así una larga trayectoria en el mundo de la docencia y de las letras. Y que hoy se amplía con la presentación de este Coro Angelical.

  Como acabo de decir, desde la creación de Indocencias, las lecturas compartidas y sus libros llegaron a nuestras manos con ilusiones renovadas. Conocimos su revista, la que codirige del grupo Pléyade, su obra de teatro: La isla de la libertad, sus cuentos, sus autos, sus poemarios y pudimos, con privilegio, acercarnos a toda su obra y al poeta.

 Ahora con los dibujos de Jesús de Mula nos trae sus versos del Coro Angelical. Otro poemario infantil cargado del mundo que a los niños les rodea configurado y personificado en los angelitos de un coro que canta, juega y hace travesuras en torno al nacimiento del niño Jesús. El cantor, el mudo, el pastelero, el poeta, el músico, el chistoso… bañados de acrósticos, de adivinanzas como si el mismo poemario estuviese jugando al escondite con el lector que se zambulle en sus estrofas llegan en 30 poemas bien sopesados y medidos.

 Y los dos a pies juntillas le regalan al público infantil un florilegio de poesías ilustradas desde la simplicidad de la línea y la inmediatez del trazo como manifiesta el dibujante para plasmar esa inocencia y esperanza que transmiten los alumnos y alumnas más pequeños, esos valores que vestidos de angelitos son tan necesarios de recuperar en este mundo en crisis que nos ha tocado vivir.

 Porque todavía, en este siglo XXI que está en crisis de valores, las sonrisas de los niños permanecen: sus nombres y sus sentimientos en su despertar a la vida y las experiencias. Y así Ramón se detiene poema a poema en prosopopeyas representadas a través de los distintos angelitos: el bueno, el malo, el lelo, el goloso, el gitano, el charlatan…siendo tiernos y sonrientes en constante búsqueda desde su entorno más cercano el belén y la clase: leer el coro angelical es como trasladarse a un patio de colegio, como meterse en las aulas entre cartulinas de colores y pliegos de papel charol que cortados nos ofrecen en otro de los poemas una cenefa cargada de angelitos de papel.

  “Nació casi en un suspiro, igual que un montón de hermanos, fue su padre unas tijeras y su madre un par de manos. Abrazado a sus gemelos en el colegio hoy brilla. Encarna la Navidad, esta guirnalda festiva”.

 Es el entorno y el contexto escolar el paisaje y el paisanaje de estos niños disfrazados de angelitos: canciones, carteles, murales entre alborotos y risas.

 Poemas en versos y hechos canciones para jugar con las palabras, para descubrir los sonidos mágicos y el campo semántico del mundo infantil: los villancicos, los dulces, los folios o las tijeras.

 Disparates y retahílas se suceden entre exclamaciones, sorpresas, juegos de palabras, repeticiones, aliteraciones y onomatopeyas. El uso del diminutivo y de palabras claras y sonoras: cristal, luz, color dotan de suavidad y dulzura el envoltorio formal de este poemario infantil, optimista y necesario para el desarrollo afectivo de la edad de los niños y niñas a los que va dirigido.

  Poemas de hoy como los de siempre, que nos invitan incluso a recorrer no sólo los motivos tradicionales de la navidad cristiana, sino también de la gastronomía pagana: pestiños, turrones, roscos, alfajores y hojaldrinas con ese trasfondo musical tan necesario que dota de unidad sinfónica a las composiciones dándole cuerpo al libro. Coro angelical nos trae poemas para compartir, para ser recitados y para ser disfrutados en cualquier rincón, en cualquier jardín, entre almohadones o sobre las pizarras digitales que empiezan a colgar en las paredes de nuestras siempre queridas aulas.

 Coro Angelical es, un libro para estar contentos y una razón para felicitar a sus autores y a sus lectores.

 Enhorabuena y muchas gracias.

 Blanca Flores Cueto

Cádiz y noviembre de 2011

 

 

 Aspecto que ofrecía el salón de actos

CORO ANGELICAL:

PRESENTACIÓN

Ramón Luque Sánchez

Buenas noches:

Realmente, escuchando la calidez de tu voz y de tus razones, tengo ahora mismo la sensación de que ha hablado un ángel. Gracias, Blanca. Cuando decidí pedirte que presentaras este libro sabía que no me equivocaba. Preciosas palabras, de verdad. Y puestos a dar las gracias, seguir con Jesús de Mula, que está aquí a mi derecha. Él ha sabido interpretar a la perfección el sentido de mis versos y con un simple trazo, como si fuese el hilo de un ovillo de lana negra que cae al suelo y se desparrama y enreda en múltiples formas, ha conseguido encontrar y hacer visible el alma de todos los angelitos que conforman este CORO ANGELICAL. Sin lugar a dudas un gran trabajo, una pequeña obra de arte que ha servido para realzar y hacer bello este libro de versos. Dar las gracias también al profesor Hernández, que con tanta sabiduría y humanidad dirige el CLUB DE LAS LETRAS  de la Universidad de Cádiz, por la entrañable presentación que ha escrito para esta obra. Y cómo no, dar las gracias a mis hijas que de tan buena fe se han avenido a participar en este acto, venciendo para ello esa cierta vergüenza propia de la edad. Gracias también Manuel Muñoz Belizón, que cantará un villancico junto con mi hija Pilar, y al grupo de niños que darán vida a estos poemas con sus gestos y voces. Son Celia, Jesús, Elena, Claudia y Miguel. Ya lo hicieron también hace cuatro años, y ahora, aunque ha pasado el tiempo y ya más que angelitos son casi arcángeles, han querido estar al lado de su señorita Ernestina, es mi mujer, en un momento tan especial. Y, finalmente, dar las gracias a ella, Ernest para los amigos, que ha planificado y previsto cada momento de  este evento. Y cómo no, a todos ustedes, amigos y amigas, por arroparme una vez más en la presentación de un nuevo libro.

 

Blanca Flores, Ramón Luque y Jesús de Mula junto con el grupo

de niños del CEIP REINA DE LA PAZ (Claudia, Celia, Elena, Jesús y Miguel)

 

Mientras preparaba estos palabras me surgió una pregunta: ¿Por qué este libro y no otro? Todos los que escribimos poesía tenemos en el cajón o en el disco duro del ordenador un montón de poemas. De habérmelo propuesto, bastantes más libros y de temas muy variados podíamos estar ahora presentando. Un motivo creo que fue el tratar de reflejar en unos versos muy sencillos, casi desnudos de retórica y recursos literarios, todas esas emociones navideñas que hemos vivido de pequeños en torno a una mesa familiar repleta de polvorones y pestiños, y también de mucho amor desinteresado.

Sin embargo, el verdadero motivo de este poemario es rendir tributo a algunos ángeles que se me acercaron y me empujaron a escribirlo y publicarlo.

 Hace un par de años, próxima la Navidad, me llegué una tarde a Chiclana. Acudí a ver a mi amiga Pepa Tocino, que estaba muy enferma. Muy poco después moriría. Aquella tarde, entre las risas de ella y mis versos, Pepa me porfió repetidamente que publicase este CORO ANGELICAL. Ya verás, me dijo, como tiene mucho éxito. La insistencia de sus palabras me convenció para emprender la aventura que llevaría al lugar donde hoy estamos. Sin sus palabras de aliento es muy probable que no estuviéramos aquí. Y es que Pepa, de verdad, era un ángel. En ella convergían muchas de las cualidades que son atribuidas a estos seres celestiales: una luz propia, el brillo de los grandes de corazón, alegría desbordada,  entusiasmo por la vida y las cosas, gran empatía con los demás  y una chispa personal capaz de hacer felices a todos los que la rodeaban. Pepa no era creyente, pero tenía un espíritu repleto de buenas cualidades. Muchas de ellas están revoloteando en estos versos. Como ella, los angelitos que pueblan el libro son simpáticos y divertidos.

Pilar Luque en un momento de su actuación

 Otro ángel fue también Mª Felisa Sánchez. Ella actuó de cicerone cuando hace ya un montón de años me llevó a la Asociación de Belenistas de Jerez, que por aquel entonces organizaba cada mes de diciembre una velada poética dedicada a la Navidad.  Muchos de los versos que he escrito sobre este tema tuvieron su origen en aquellos recitales que hoy por desgracia han desaparecido. El primer año fueron dos, seis más al año siguiente y después, muy poco a poco, el libro. María Felisa, al igual que Pepa, fue maestra, aunque en este caso era una persona muy creyente. Dotada de grandes cualidades personales, nunca en los años que la traté le vi un enfado o un mal gesto. Siempre tuvo una sonrisa y una frase cariñosa por respuesta; la bondad, como en el caso de Pepa, fue su tarjeta de presentación.

 Las dos fueron dos grandes ángeles en vida. Todos lo somos alguna vez: durante nuestra infancia. Lo que pasa es que la mayoría, poco a poco, vamos perdiendo las plumas de nuestras alas con esas primeras mentirijillas y desengaños, y con esta pérdida se va alejando la inocencia, aunque siempre se nos queda, perdido entre los pliegues del alma, el corazón de aquel angelito que fuimos. A veces se nos queda mirando sorprendido sin comprender por qué hacemos tal o cual cosa. Él no sabe de los vaivenes de la juventud ni de las exigencias de la vida, las tensiones que nos producen el trabajo, las crisis de la edad, la hipoteca y la crianza de los hijos… Con suerte y con el paso de los años, en la tercera edad que se dice, vamos recuperando aquel estado de inocencia o de sabiduría en el que vivimos de pequeños y podemos volver a ser ángeles. También hay personas que conservan sus alas toda la vida. Mi abuela Paca, por nada del mundo quería dejar hoy de mencionarla, fue otro ángel toda su vida. Siempre estuvo revestida de una gran fortaleza moral. Su humildad, que no era otra cosa que la sencillez de espíritu de las buenas personas, iluminó la vida de todos los suyos. Siempre fue para mí una referencia y un modelo a imitar. Parte de lo que soy es gracias a su amor callado y desinteresado. Por eso estos angelitos son valientes, honestos y muy cariñosos, como ella. Su alma, como las de Pepa y María Felisa, está en estos versos.

 

De izda a dcha: Jesús,Claudia, Celia, Miguel y Elena.

 Los ángeles existen. Los libros sagrados de varias religiones los mencionan y describen. En el “Evangelio armenio de la infancia” se lee: Una columna de vapor ardiente se erguía sobre la caverna, y una nube luminosa la cubría. Y se dejaba oír el coro de los seres incorporales, ángeles sublimes y espíritus celestes que, entonando sus cánticos, hacían resonar incesantemente sus voces, y glorificaban al Altísimo. Los ángeles existen. Eso afirmo en la contraportada del libro que estamos presentando. Siempre lo son los niños, a ellos y a su capacidad de creer en los milagros van dedicados estos versos. Yo he tenido la suerte por mi trabajo de convivir con ellos diariamente y durante muchos años. Una suerte porque su gracia y espontaneidad siempre son un estímulo para trabajar y hacerlo bien. Su educación así lo exige. Cuánto se aprende de ellos.

 Por último, comentar que con estos poemas he pretendido que su lectura nos lleve por un sendero en el que residen los sentimientos más primarios y auténticos, como el título y contenidos de los poemas que estamos presentando. La Navidad nos ofrece siempre experiencias inolvidables que cada año se repiten  con el sólo objeto de ilusionarnos el corazón.  Una ilusión (o ilusiones porque son múltiples) que espero lleguen a sentir todas aquellas personas (no hay que ser niño para hacerlo) que se atrevan a adentrarse por las partituras de versos que conforman este “Coro Angelical”.

Muchas gracias.

 

Jesús de Mula y Ramón firman ejemplares del libro bajo la atenta mirada de Blanca Flores

 

 

Si te interesa puedes adquirir el libro en cualquiera de estas direcciones:

Libro digital:

 

http://www.bubok.es/libros/208273/Coro-Angelical

Pedido por correo:

http://www.libreriaproteo.com/libro-876656-CORO-ANGELICAL.html

Compra directa:

http://www.grupoquorum.com/libro-450038-CORO-ANGELICAL--VILLANCICOS.html

 

 Pasados unos días el libro fue presentado en Mengíbar, en la parroquia de San Pedro Apostol. Colaboraron los niños de catequesis que al que el año próximo recibirán su primera comunión.Aquí va una fotografía del acto.

 Comentario literario “Coro Angelical”  de  Ramón Luque Sánchez

 

           Ramón Luque Sánchez nació en Mengíbar (Jaén), pero reside en la Isla de San Fernando (Cádiz), donde ejerce de profesor desde hace veinte años. Es miembro del Grupo Literario “Pléyade” de “las Artes y las Letras” (antiguo Río Arillo)  de dicha ciudad, y codirige la revista del mismo nombre publicada por el mencionado grupo que se reúne en tertulia. En el 2003 ingresó en el “Ateneo de Cádiz” con la conferencia: “Leer: pasión, aventura… Vida”. Algo que al parecer siempre le ha enamorado, pues según nos dice, cuando era niño: “Le gustaba perderse en un rincón de su casa con un libro entre las manos”. La mayor parte de su obra va dirigida a los más pequeños: “Las historias de Carmelo” es un libro en el que se dan la mano cuentos para niños y diversas técnicas de animación a la lectura. Que fue publicado por “la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía”. “El Auto de la Castañera”, obra de teatro infantil, publicada por el Ayuntamiento de San Fernando. “Firmamento Navideño”, conjunto de romances que nos hace recordar, la alegría y la magia de estas fiestas. Y “La Isla de la libertad”, obra de teatro en verso para niños que escribió gracias a su colaboración, en la celebración del Bicentenario de las Cortes de 1810, en la Real Isla de León, (actualmente de San Fernando) que ha sido representada en varias ocasiones por escolares. Y “Coro Angelical”, su último libro publicado para niños y que ilusiona a los mayores. Por lo que quiero extenderme con generosidad al comentarlo, ya que estos cánticos, como nos dice Don José Antonio Hernández Guerrero en la introducción: “contienen en sus entrañas unos mensajes que, precisamente por su candor puede iluminar la sombras de nuestros días invernales”. El libro está escrito con un lenguaje  sencillamente exquisito, transparente y lleno de ternura. Con poemas de arte menor que, por su sonoridad  fonética, resuenan en los oídos del lector. Ramón, le ha puesto tanta autenticidad, tantos sentimientos al escribirlos, que en su contenido se intuye el alma del maestro rodeado de niños, como por ej: “El ángel charlatán hablaba hasta por los codos,/ no sabia estar callado,/ era un ángel charlatán / y un poquito casquivano”. “El angelito mudo, el bueno, el malo, el chistoso, el sabio, el lelo...” Y al mismo tiempo, el alma del poeta que añora la infancia perdida: “El angelito poeta / se devanaba los sesos, / el nacimiento de Cristo/ quería expresar en versos”. El libro está compuesto por treinta poemas en los que se aúnan lo humano y lo divino; un generoso regalo que el escritor le hace a los sentidos. También ha publicado, “Remansos en el tiempo”, premio provincial de poesías El Olivo de Jaén. Y entre otros, ha obtenido, los siguientes galardones: “Premio nacional de poesías” “Vicente Mójica”, del Ateneo de Alicante (2003). Y “Ortiz del Barco” de San Fernando (2006) Y de relatos: “IV Centenario del Quijote”, del Ateneo de Cádiz (2005) y “Clara Campoamor” de San Fernando (Cádiz,2006). Ha colaborado en los libros colectivos: “Docentes gaditanos en torno a la generación del 27” y “Escritos con tiza”.  Y en la prensa de su localidad. Actualmente dirige el programa de radio, “A vuelta con La literatura”, en Radio La Isla. Publica en la revista literaria, “Pléyade” y en la Revista del Club de Letras “SPECVLVM” de la U.C.A. Ha dado recitales poéticos en varias ciudades de Andalucía, y en el 2009, fue pregonero de la feria de su tierra natal, (2009).

 

Para él la poesía es misterio, es emoción, y, sobre todo, una forma de descubrimiento.        

 

Ramón, es compañero de tertulia y amigo. Pero, especialmente, una excelente persona.

 

                                             Mª del Carmen Rodríguez López. San Fernando (Cádiz).

    


Tags: Blanca Flores Cueto, coro angelical, Pilar Luque Punzano, indocencia, poemas de navidad, Jesus de Mula, coro de angeles

Comentarios