Domingo, 12 de febrero de 2012
Publicado por PoetaRamon @ 20:56  | Articulos Literarios
Comentarios (0)  | Enviar

(Cartel anunciador de la presentación del libro)

 

(Blanca Flores Cueto)

Crítica  Literaria:

VAIVÉN de  Blanca Flores

Ramón Luque Sánchez

 

Vaivén es un libro de poesía bello y sorprendente. Su portada, una irónica estampa de la soledad, suscita muchas interrogantes. En la izquierda, la imagen de  un muelle que recorre de arriba abajo el margen, la hace parecer un bloc. Y es que este [Album en construcción] (es el subtítulo de la obra) nos propone leer, pensar y escribir. Es curioso, pero cuando se abre el libro y se dejan pasar sus páginas con rapidez se nos convierte en un cuaderno de una sola raya. Pura ilusión, cosa de los tres tipos de papel que utiliza,  a poco que se pasan las hojas con mayor lentitud el libro se nos descubre como una pequeña joya editorial. Uno de esos que los bibliófilos gustan de poseer; es por la belleza de las imágenes que encierra, por la magia de los poemas que atesora, por su cuidado diseño. Las hojas rayadas nos empujan a plasmar las reflexiones e ideas que surjan con la lectura de estos versos.

Vaivén es un libro de poemas y fotografías. En él se aúnan en un todo los versos de Blanca Flores y las imágenes de Francisco Rocha. Juan José Téllez ha sido el encargado de escribir el prólogo de la obra. En el estudio que hace aprecia “un cierto regusto de amargura… un ir y venir de emociones contrapuestas… pero siempre excitantes como esa rara aventura que llamamos vida”. Un análisis completo y complejo que decididamente invita a leerlo.

Una lectura rápida de algunos poemas cogidos al azar nos depara una voz poética formada y poderosa, un grito de mujer desencantada unas veces, irónica otras y expectante siempre, porque lo mejor para la autora está en el presente. El poema “Borrador” es un buen ejemplo de lo que digo. Acaba así. “Quemarse la sangre en un intento baldío, /que piensen lo que quieran, /cabalgamos en la leyenda, / da igual si llegamos al final / lo importante ya está hecho”.

En los poemas se aprecia la actitud vital e inconformista de una mujer actual. La soledad es el denominador común de muchos de estos versos, también su intento de superarla, y sólo puede ser a través del amor. Clarificador es el poema “Gracias”, donde a modo de letanía Blanca nos muestra esas necesidades que precisan ser cubiertas, es la plenitud del amor, la ilusión por vivir, la obligación de sentirse viva. Particularmente intenso es el poema “Sepelio”, donde la autora mira a la muerte cara a cara sin perder un ápice de esa femineidad y rebeldía que la caracterizan. La muerte no debe ser obstáculo para sentirse guapa y así viva, la única manera de vencerla: “Y aunque mañana a mi funeral / pueda o no venir nadie: / maquillad mi cara, /quiero dar buena imagen / aunque me encerréis / dentro de una caja”.

Cada uno de los poemas guarda dentro de sí un pequeño tesoro poético. Son como latigazos que nos hieren la conciencia y nos clarifican la vida, sus dolores y sus alegrías.  Su lectura  obliga a la reflexión, a detenerse unos instantes y mirar a nuestro alrededor, porque esas encrucijadas que depara la existencia humana se ven aquí mucho más claras. Leyendo estos versos podemos entender algunos de los por qués que nos acucian. No hay recetas, sólo emoción.

Como dije al principio los poemas vienen acompañados de la fotografías de Francisco Rocha, que complementan de una forma turbadora los poemas de la autora, sus interrogantes -la estética de la soledad siempre las provoca-, se suman a las incertidumbres que plantea Blanca para constituir un universo con un cierto regusto a desencanto, pero que nunca pierden la ilusión ante la vida, porque como acaba la autora su poemario: “¿No percibes que son inútiles / tus intenciones de atropello? / Florecen los naranjos / olor a nardos, ya llega la primavera”.


Tags: Blanca Flores Cueto, Vaiven de Blanca Flores, bache del bohemio, VAIVEN

Comentarios