Martes, 13 de noviembre de 2012
Publicado por PoetaRamon @ 23:09  | Art?culos de Historia
Comentarios (0)  | Enviar

MAÑANA IRÉ A LA HUELGA

 

Mañana iré a la huelga. Me ha costado decidirme pero al final he asumido que quiero ir, que debo ir. Y que conste que no es mi  mejor día para hacerlo. Mañana es el día de la semana que tengo menos horas lectivas, y, además, los grupos son poco numerosos. Nada que ver con el lunes, o el martes, o el jueves, o el viernes. Tampoco quería perder ese puñado de euros que me supondrá no ir a  trabajar. Sin embargo he decidido secundar la huelga. No es por nada en particular, no es por fastidiar al PP  o por beneficiar al PSOE. Finalmente he asumido que la diferencia entre ellos es muy poca. Ellos, sobre todo ellos, son los responsables que estemos como estamos. Ninguno se escapa, basta ver las corruptelas en las que ambos grupos están metidos, su ineficaz manera de gobernarnos, como han despilfarrado el dinero público. Tampoco salvo a los sindicatos que convocan la huelga, demasiadas veces han estado más preocupados en conseguir subvenciones que en luchar firmemente por los derechos de los trabajadores.

Decididamente no lo hago por ellos, lo hago por mí. Lo hago por mi dignidad como persona y español. Lo hago porque no me gusta que un grupo de personas se enriquezca con la miseria ajena, lo hago para parar los desahucios, lo hago para protestar por la desesperación a la que las políticas restrictivas llevan cada vez a más población, lo hago para defender la enseñanza pública, para defender la sanidad pública. Lo hago por mantener eso que se llama estado del bienestar y que tanto ha costado conseguir a los españoles. También lo hago por mis alumnos, que se matan a estudiar cada día pese al oscuro futuro que les estamos ofreciendo. Lo hago por los miles y miles de españoles que se tienen que ir de España como lo hicieron sus abuelos sesenta años antes (mi hija entre ellos). Lo hago para protestar por  lo mal que lo pasan nuestros hijos hasta que consiguen un trabajo medianamente aceptable, las condiciones tan lastimosas en que viven (lo he visto con mis propios ojos). Me pongo en huelga porque los hijos de esos políticos que nos han llevado adonde estamos no se tienen que ir fuera para conseguir un trabajo, ya les buscarán algo sus papás y mamás, y si se van lo harán de otra manera, otros serán los objetivos que persigan.

Mañana iré a la huelga, aunque ya me había prometido muchas veces antes que esa vez era la última, que no merecía la pena, que los políticos españoles son tan orgullosos que pese a lo evidente de sus errores no dan nunca su brazo a torcer. Sé que mi decisión es tremendamente egoísta, porque en el fondo sé que lo hago por mí, sólo por mí, porque no quiero que mi otra hija se vaya en un par de años detrás de su hermana, porque no quiero quedarme solo, porque quiero ver crecer a mis nietos si es que alguna vez los tengo, porque quiero abrazarlos como lo hicieron conmigo mis abuelos. Sí, sé que mis motivos son muy egoístas, pero es que soy persona y yo necesito tener cerca a mi familia. Sí, cerca, y está puta crisis me la puede llevar muy lejos (ya medio lo ha conseguido) y, además, para siempre. Lo hago por mí, por ellas, por mis hijas, para que se sientan orgullosas de su padre, porque no quiero que piensen que soy una persona incoherente, de esas que hablan y luego no hacen nada, por eso mañana iré a la huelga.

Ramón Luque Sánchez


Comentarios